Seleccionar página
Como cada mes de junio vuelvo a ponerme en modo Impuestos y no puedo sacarme de la cabeza el dichoso Impuesto de Sociedades. Calcular con cierta anticipación el importe y elegir la estrategia fiscal más favorable para tu organización es, como sabrás, importantísimo. Ah, ¿qué no sabías que existen estrategias fiscales? Pues sí, existen. Pero para poder implementarlas con éxito deberás disponer de la información adecuada y, por ende, de las herramientas tecnológicas óptimas que te ayuden a explotarla.

Un ERP de gestión contable te ayuda a gestionar automáticamente el Impuesto de Sociedades y las Cuentas Anuales de manera sencilla, con múltiples avisos e informes, facilitando la importación de datos desde otros sistemas contables y enlazando directamente los saldos contables desde la propia aplicación para generarlos. Ala, ya lo he dicho. A partir de aquí te recuerdo la importancia que tienen ambos en el ejercicio de la actividad de una pyme y te recuerdo también en qué consisten y cómo se calculan.

Impuesto de Sociedades

Es un impuesto que pagan anualmente todas las sociedades mercantiles -también algunas fundaciones y organizaciones privadas sin ánimo de lucro- y que impacta sobre las rentas de la empresa, es decir, sobre sus beneficios. Calcularlo es sencillo si se dispone de las herramientas adecuadas ya que se puede obtener a partir de los datos que refleja la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

En este sentido, no me resisto a hacer un pequeño apunte. Es importante llevar las cuentas al día y no calcular el importe del Impuesto sobre la marcha. A pesar de que las soluciones contables que hay disponibles en el mercado automatizan prácticamente todo el proceso, lo cierto es que tener la información y no explotarla implica una pérdida de oportunidades brutal. Es decir, utilizar la solución de contabilidad solo para calcular el Impuesto deja en el aire un montón de datos que proporcionan una imagen tan nítida de la organización que no aprovecharla para tomar decisiones financieras puede costar muy caro.

En todo caso, por no desviarnos del tema. Impuesto de Sociedades: muy fácil si tienes un aplicativo contable. De hecho, tan fácil como que puedes obtener el documento de manera automática y presentarlo telemáticamente con todas las garantías en cuanto a seguridad y consistencia. Además, la Agencia Tributaria también quiere ser facilitadora presentando el programa de ayuda para la confección del Impuesto “Sociedades Web” que sustituye al antiguo PADIS del Modelo 200.

Actualmente en España se fija el Impuesto de Sociedades en el 25% de los beneficios que se obtienen y, en todo caso, es importante mantenerse al tanto de los posibles cambios legislativos que pueden ir apareciendo tanto en esta como en otras materias.

Cuentas Anuales

Las Cuentas Anuales proporcionan información sobre la situación real del negocio. Se componen de una serie de libros contables -cuenta de pérdidas y ganancias, balance, patrimonio, flujos de efectivo y memorias- y, sin ser complicadas puede resultar un tanto engorroso generarlas para aquellas empresas que tengan muchos recursos financieros. Por eso es importante, insisto, en que la contabilidad recaiga en manos de un contable -sí, es redundante, pero no siempre lo vemos- y que la organización disponga de aplicativos de contabilidad que automaticen el máximo de tareas posible -y, sí, como te estás imaginando, también nos encontramos con que no siempre sucede esto-.

Los recursos digitales no siempre son la primera opción para muchas pymes que siguen apalancados en las Hojas de Cálculo para la gestión de las Cuentas Anuales, que, de paso recuerdo, es un requisito de obligado cumplimiento para las empresas.

Pero, además de la obligatoriedad me importa más destacar la contribución de las Cuentas Anuales a la evaluación de la situación real del negocio. Conocer, por ejemplo, el flujo de efectivo permite a la vez determinar la suficiencia o insuficiencia del activo circulante para encarar las deudas y obligaciones de pago a corto y medio plazo. En el caso de la Memoria que no deja de ser un resumen de la información contable que maneja la compañía, sucede lo mismo. Es decir, que proporciona una idea global sobre la situación económica del negocio. Información que, sin duda, será estratégica para la toma de decisiones.

En definitiva, es importante gestionar la contabilidad de una manera adecuada o, mejor dicho, ya que estamos en la era digital, implementar una Smart Accounting o contabilidad inteligente para aprender a aprovechar todos los datos que arroja nuestra información contable. De forma que, utilicemos el dato no solo para cumplimentar las obligaciones tributarias sino para poner en marcha estrategias de crecimiento y mejora permanente.

 

Comparte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies