Seleccionar página
Hace ya tiempo que las pymes captaron la atención de fabricantes, desarrolladores, integradores y demás proveedores tecnológicos. Sus demandas -específicas por la naturaleza de sus negocios- y el amplio mercado que representan junto con la madurez de un entorno -el de la gran cuenta- que agotaba sus posibilidades de explotación, desviaron la atención hacia el ecosistema pymes.

Con el paso del tiempo han ido surgiendo propuestas adhoc para pequeñas y medianas empresas que les ha permitido competir, casi en igualdad de condiciones, con organizaciones de mayor tamaño. La tecnología orientada a las pymes se ha profesionalizado y adaptado hasta tal punto que hoy es exportable a organizaciones más grandes, adaptándose, eso sí, a sus propias circunstancias.

O sea que, la perspectiva ha cambiado. Hace apenas una década, muchos proveedores tecnológicos “copiaban” las soluciones que vendían a las grandes empresas para que pudieran utilizarse en las más pequeñas. Hoy, casi se puede decir que sucede lo contrario. Dicho esto, con toda la prudencia del mundo, lo cierto es que hoy, son las pequeñas y medianas empresas las que marcan el ritmo de la evolución tecnológica. Incluso, se podría decir que el “monopolio” de la investigación ha dejado de estar en manos de los desarrolladores gigantes, democratizándose hasta tal punto que son muchas veces, las pequeñas empresas -start ups, incluso- las que despuntan en el desarrollo tecnológico. También en la implantación y uso de la tecnología.

¿Qué esperan las pymes de la tecnología?

A pesar del valor que las organizaciones confieren a la información -o quizá por eso- se avanza tanto en el desarrollo de soluciones que, precisamente, potencien el valor del dato. En 2019 las pymes buscarán el apoyo de aplicativos que -bajo la premisa de la seguridad y la facilidad de uso y el paraguas de la Nube- les permita almacenar, acceder, intercambiar y analizar la mayor cantidad de datos posible.

Más tecnología para las pymes que apueste por la funcionalidad,
la integración y la flexibilidad Clic para tuitear

Centrándonos en lo concerniente al Universo ERP, hay que decir que la nueva generación de soluciones de gestión de recursos empresariales que viene, además de mejorar los procesos, optimizará la calidad de los datos. Lo decía la prestigiosa Gartner que aseguraba también que estos nuevos aplicativos permitirán obtener información de valor para acelerar y asegurar la toma de decisiones.

La nueva generación de ERP, por tanto, seguramente se aprovechará de los avances y descubrimientos tecnológicos de los que tantas veces oímos hablar y que, a decir verdad, aún nos cuesta bajar a la realidad (Big Data, Inteligencia Artificial, Blockchain, …) En todo caso, será la capacidad que muestren estos nuevos ERP de integración con otros sistemas de valor lo que haga que las pequeñas y medianas empresas, realmente aprovechen el potencial que -como digo- ofrece la tecnología actual.

Integración y flexibilidad

La necesidad de integrar unos aplicativos con otros, una tecnología con otra, unas soluciones con otras, está bastante clara. Ahora bien, esta fiebre por la integración no debe hacer que las pymes pierdan el foco respecto a una de las condiciones que más ventajas les ha proporcionado frente a otro tipo de organizaciones. Hablo, naturalmente de la flexibilidad.

De hecho, en plena transformación digital y en un momento en el que todo se mueve en términos de eficiencia, de agilidad y de inmediatez, lo cierto es que la flexibilidad ya no se percibe tanto como un extra que aporta un valor adicional, sino que se ha convertido, más bien, en la “coletilla” que acompaña cualquier descubrimiento tecnológico. Sí, también la presentación de cualquier servicio -sea de la naturaleza que sea-.

La flexibilidad, por tanto, ya no se valora como algo añadido, sino que se exige como algo imprescindible. Por lo tanto, la tecnología que viene -o, mejor dicho, la tecnología que compacta las nuevas soluciones ERP- proporcionará una mejor planificación de los recursos, un mejor control y una visión más amplia del negocio, siempre con la mirada puesta en la integración y en la flexibilidad. Dicho de otro modo, ambas cualidades proporcionarán el soporte necesario para facilitar el trabajo con proveedores, clientes o usuarios, para unificar los procesos y para adelantarse o prever necesidades futuras.

 

.

 

 

 

Entradas Relacionadas

Comparte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies