Seleccionar página
Más que del ERP que viene, sería más interesante hablar del ERP que ya está aquí y, de aquellas novedades que esperamos que se vayan incorporando, o, mejor dicho, mejorando, poco a poco, en los sistemas de planificación de recursos empresariales de las pymes más innovadores.

Eso sí. Este no va a ser un post de ciencia ficción, por mucho que los especialistas en marketing insistan en lo importante que es ir avanzando pequeñas píldoras de información que permitan anticiparse a la realidad del futuro, por aquello de ir generando expectación, o por mucho que, algunos fabricantes insistan en que sus soluciones incluyen funcionalidades o desarrollos o tecnología que, luego, resultan ser solo verdades a medias.

Mi post hablará de omnicanalidad, de multidispositivo, de cloud, de integración, pero también de velocidad, de transparencia, de flexibilidad. Sí. Como ves, todos son conceptos muy asociados al escenario digital en el que, hoy se desenvuelven las empresas, también las pymes. Y, desde luego, la transformación digital difícilmente se podría entender sin la aportación de la nube a los entornos de gestión empresarial.

El cloud es ya, uno de los modelos tecnológicos más utilizados para la implantación de un ERP, y lo seguirá siendo en el futuro por la flexibilidad que aporta, pero también por su alta capacidad de adaptación a las necesidades reales de las organizaciones y por los servicios de conexión permanente y de movilidad que proporciona. La evolución de la nube de cara a los próximos años irá más en la dirección de combinar aspectos de la nube privada con aspectos de la nube pública, o, lo que es lo mismo, caminar hacia la consolidación de una nube híbrida.

El ERP futuro seguirá apostando por la sencillez

Más allá de la tecnología que vayan incorporando estos sistemas, está claro que los ERP seguirán apostando, de cara a los próximos años, por imprimir sencillez a los procesos de gestión empresarial para que las organizaciones puedan incrementar sus ratios de productividad y rentabilidad. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que los desarrolladores de software no apuesten por la innovación. Más bien, al contrario. Los fabricantes están obligados a ser cada vez más innovadores en sus propuestas y a ofrecer soluciones y servicios de valor añadido, generalmente asociados a la innovación, si quieren ser tenidos en cuenta por el nuevo modelo de cliente emergido de la digitalización.

¿Cómo será la siguiente generación de ERP? #pymes #empresas #ERP Clic para tuitear

Pero, la innovación, además de orientarse a la tecnología deberá volcarse también en la mejora de aspectos relevantes para las pymes como son la flexibilidad y el aprovechamiento de los datos. En cuanto a la flexibilidad, me refiero, no solo a la capacidad que ofrezcan los nuevos ERP para adaptarse mejor aún, si cabe, a las nuevas realidades del ecosistema empresarial, sino más bien, a la facultad que proporcionen para que las pymes puedan aprovechar las nuevas oportunidades que vayan surgiendo en su camino.

Hablo de un aprovechamiento óptimo de oportunidades en tanto en cuanto las empresas podrán reducir el margen de riesgo o de incertidumbre al amparo de la calidad de la información que obtengan de sus sistemas de gestión empresarial. Y, desde luego, ver una oportunidad donde antes solo se veían retos, en situaciones concretas a las que quizá podrían tener que hacer frente en los próximos años (internacionalización, fusiones, compras, escisiones, etc.)

Con respecto al aprovechamiento de los datos, parece obvio. Recabar, relacionar, analizar y, ¡ojo! aunque esto no lo hagan los ERP INTERPRETAR los datos que aportan los sistemas de planificación empresarial permitirá incrementar el conocimiento y pondrá en mejor disposición para la toma de decisiones a los responsables de la organización. Sí. Esto es algo sobre lo que ya trabajan los ERP de hoy, pero que será ampliamente desarrollado en el futuro y sobre lo que oiremos mucho en el futuro.

Ahora bien, las soluciones de Big Data creo que impactarán más en los sistemas de planificación de recursos empresariales desde la óptica de la integración. Es decir, ERP que incorporan o que se integran con soluciones de Business Intelligence. Esto es algo que ya se hace, pero que será aún más determinante en los próximos años, básicamente, porque los datos que manejan las organizaciones se van incrementando exponencialmente, lo que hace que la inversión en desarrollo de este tipo de soluciones sea también cada vez mayor. Los aplicativos ERP podrán beneficiarse de esas innovaciones y completar su cobertura funcional a través de estos sistemas de gestión y analítica de datos.

Más inversión para aumentar funcionalidades

La Investigación y el Desarrollo de nuevas propuestas funcionales será determinante en los ERP que veremos en los próximos años. Pero, también creo que serán determinantes, las estrategias de crecimiento y evolución que implementen las pymes para desenvolverse o, mejor dicho, diferenciarse en un entorno cada vez más competitivo.

Y, cuando hablo de estrategias, me refiero también a las estrategias que tienen que ver con la propia gestión interna de las empresas tecnológicas. Parece que este tipo de organizaciones deben únicamente poner el foco en la tecnología y en la aplicación de las funcionalidades más novedosas a sus dispositivos. Y, desde luego, está claro que tecnología sin innovación no funciona. Pero, esta ecuación no excluye la necesidad de incorporar modelos de gestión eficientes, que devenguen en procesos más flexibles y ágiles, en una gestión del talento más acorde a las nuevas reglas de juego, y unos tiempos de respuesta de cara, por ejemplo, al time to market, también mucho más ajustados.

Por lo tanto, cuando pienso en el ERP del futuro, sí que veo un aplicativo que impacte, además de todo lo mencionado hasta ahora, sobre la movilidad y sobre la potenciación de todo tipo de funcionalidades orientadas a dar respuesta a las demandas que se genera en el entorno de las redes sociales, por ejemplo. Pero veo mucho más clara la evolución del ERP, de cara al futuro, en clave de escalabilidad, usabilidad e integración.

Para todo ello, es necesario trabajar en I+D+i e impulsar la inversión en este entorno que resultará ser crítico para las empresas de software que quieran destacar en el futuro con una propuesta de valor competitiva y, claramente, diferenciadora del resto.

Entradas Relacionadas

Comparte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies